Excmo. Y Rvdmo. Sr. Nuncio Apostólico:

Me dirijo a usted como miembro de la comunidad cristiana y un feligrés más de la diócesis de Ciudad Rodrigo. El asunto por el cuál, le escribo estas palabras es para solicitarle desde mi más humilde posición que nombre a un Obispo para la Diócesis de Ciudad Rodrigo. Sé que habrá recibido miles de cartas haciendo la misma solicitud. Pero mis palabras no son solamente las mías, sino las de todos los hermanos cofrades de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Expiración que se han puesto en contacto con la Junta Directiva para que redactemos estas palabras, con el fin de que se nos oiga como parte de la comunidad cristiana de la Diócesis.

Tenemos el conocimiento de que hablamos de una de las Diócesis más pequeñas que pueden existir y estamos al tanto de las dificultades que existen en la actualidad con las vocaciones, pero esta Diócesis ha peleado mucho en el pasado para mantenerse a flote y seguimos luchando día a día para que la historia de más de 850 años de servicio intachable a la Iglesia se mantenga durante muchos años más. Todos los feligreses que dependemos de esta Diócesis hacemos que se mantenga viva día a día y que crezca poco a poco. No son los mejores tiempos posiblemente, pero a pesar de todo desde la Hermandad hemos mantenido nuestra Fe viva proponiendo a todos los hermanos cofrades actuar en los pocos eventos posibles que se han podido celebrar el pasado año. Hemos motivado a los cofrades en la lamentable última Semana Santa, a seguir los actos religiosos por televisión y a mantener viva la ilusión de nuestro procesionar encendiendo nuestros faroles a la hora de la procesión.

La Hermandad del Santísimo Cristo de la Expiración es una de las más llamativas que tiene esta Diócesis debido a la promesa de silencio que hacen todos los hermanos antes de iniciar la procesión. Cuenta con unos 515 cofrades de los cuales una tercera parte aproximadamente son menores que están deseando seguir con las tradiciones de acompañar al Cristo de la Expiración en un camino silencioso alumbrando el camino con sus faroles. Le ofrezco sinceramente la ocasión de venir a conocernos, de mostrarle la gran devoción que se tiene en esta Diócesis a su Semana Santa. Le invito a que conozca la Hermandad que represento y que escuche la opinión de los fieles, el cariño con el que se ha hablado siempre del Obispado y del Obispo que ha correspondido.

Mi Junta Directiva es joven y con ganas de trabajar para que todo el mundo pueda ver nuestra Fe cada año, hemos realizado propuestas entre los hermanos cofrades que han gustado y que hace que cada año tengamos nuevos fieles que desean procesionar. Hemos incorporado una reliquia de la Diócesis en nuestro paso, que esperemos pueda verse este año por las calles de la ciudad, hablo del Lignum Crucis que está custodiado en nuestra querida Santa Iglesia Catedral. Todos los hermanos cada año nos congregamos en torno a nuestra catedral para recordar la Pasión de Nuestro Señor. Nosotros mismos añadimos más pasión si cabe al realizar una marcha silenciosa donde conmemorar que El Señor dio su vida por nosotros y no es más que la Diócesis la que nos mueve a mantener dicha pasión.

Para terminar le indico mi aporte personal a estas palabras que repito, son de todos los hermanos cofrades a los que represento. Recuerdo unas palabras de un párroco gran amigo y confesor en el día que me case ante los ojos de Dios: “la vida es un viaje que realizamos todos juntos, remando hacia el mismo lado. Basta que uno deje de remar para torcernos, por ello debemos de seguir todos juntos remando a la vez. Debemos ayudarnos unos a otros para que podamos llegar todos juntos de la mano al Señor.” Y estas palabras es como veo yo a la Diócesis, todos hermanos y todos de la mano remando para que siga viva y sigamos teniendo un Obispo que nos represente, para que podamos seguir nuestro camino hacia el Señor con un guía cercano al pueblo como han sido hasta hoy todos los Obispos que han pasado por esta Diócesis.

Gracias por su atención, reciban un cordial y afectuoso saludo.

                                   

Luis Alberto García Garduño

(Presidente de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Expiración)